La primera familia Neandertal

Este fue el titular que ofrecieron una gran parte de los medios, tanto serios como menos serios para dar cuenta de un estudio publicado en Nature el 19 de octubre pasado en forma de un artículo firmado por Laurits Skov y una treintena de genetistas, antropólogos y paleoantropólogos, entre los cuales figura Svante Paabo, flamante y reciente Nobel por haber ideado y puesto a punto una serie de valiosas técnicas para habérselas con el ADN antiguo.

Precisamente de ADN antiguo va el estudio. El equipo analizó, secuenció y comparó ADN de dos grupos de neandertales hallados en dos yacimientos cercanos. Analizaron separadamente ADN mitocondrial, del cromosoma Y y autosómico. Al parecer, guiándose por distintos métodos de datación, los individuos habían sido coetáneos o habían vivido en períodos cercanos y también al parecer los individuos de los dos yacimientos estaban relacionados.

Mediante esos análisis, el equipo ha llegado a la conclusión de que se trataba de una comunidad familiar. Incluso llegaron a encontrar que dos de los individuos eran padre e hija. Supongo que esto es lo que indujo a la mayoría de medios, en una mezcla de analfabetismo científico y sensacionalismo (una mezcla que se me antoja bastante frecuente), a redactar ese titular. En cualquier caso se trata, si se confirma, del primer hallazgo de una familia neandertal, no de la primera familia. Sería una notable chiripa que lo fuera, cosa altísimamente improbable, sobre todo si se tiene en cuenta que los neandertales existían por lo menos 200.000 años antes de la época en que vivieron los del estudio. Además, las cosas en biología evolutiva no funcionan así. No hay nunca un primer individuo o un primer grupito que “encuentra” una novedad, las novedades vienen con las poblaciones.

Este estudio ha revelado que en esa comunidad neandertal los hombres eran parientes más o menos cercanos, mientras que las mujeres no estaban emparentadas entre ellas. Lo cual significa que las mujeres procedían de otros grupos de los cuales emigraban. Se ha dado en los medios mucha importancia a esto, como si fuera una gran novedad. No hay tal: es lo típico de los antropoides. En los grupos de simios, todas las hembras abandonan a la pubertad sus grupos nativos, permaneciendo en ellos los machos. Por cierto que esto permite que estos las dominen, excepto en los bonobos, especie en que los machos no tienen lazos fuertes entre sí (los tienen más estrechos con sus madres) y son dominados colectivamente por las hembras, pese a no estar emparentadas.

Los autores del estudio son mucho más prudentes y esperan a que se puedan estudiar otras comunidades neandertales para poder llegar a alguna conclusión. Sabiendo como se sabe que en nuestra especie se dan diversos tipos de localidad, es decir, culturas en las que emigran las mujeres, en que emigran los hombres y en que se producen ambas cosas, y sabiendo de la estrecha proximidad evolutiva entre los neandertales y nosotros, yo esperaría que en los neandertales se hubiesen dado tanto la patrilocalidad, como la matrilocalidad, como la alternancia entre ambas, como formas más complicadas como la avunculocalidad (irse a vivir a la comunidad del hermano de la madre, o sea el tío materno).

Diciembre de 2022


QR Code
Licencia Creative Commons
Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de cookies