QR Code

Como ya dije en el artículo anterior, Darwin era escéptico -por decirlo suavemente, puesto que era muy moderado en la expresión de sus opiniones- respecto a la recapitulación. Ello se debía a su visión de la evolución como un arbusto con muchas ramas, no una escalera unilineal, y a su lectura de los trabajos de embriología de von Baer.

Era éste un sabio que trabajó en varias disciplinas, de la biología a la antropología. Su trabajo en embriología aún se considera muy importante hoy en día. Aunque von Baer se expresara como un experimentalista, era también un gran teórico. En su monumental estudio sobre la embriología del pollo combina ambas facetas. Se trata de un trabajo dirigido contra la recapitulación.

En las conclusiones, expone seis objeciones a la recapitulación:

  1. Varios rasgos embrionarios no están presentes en ningún adulto (repárese, por ejemplo, en la placenta o en que los incisivos, que surgen primero, nunca son los únicos dientes del adulto).

  2. El modo de vida de un embrión impide cualquier repetición completa de formas inferiores (el embrión mamífero no puede ser un insecto volador).

  3. Nunca hay correspondencia morfológica completa entre un embrión y un adulto inferior. Realmente, el embrión de pollo, en un estadio tiene un corazón y circulación como un pez, pero al mismo tiempo le faltan muchas otras cosas que tienen todos los peces adultos.

  4. En una inversión de lo que pide la recapitulación, rasgos transitorios en la ontogenia de animales inferiores a menudo aparecen en estadios adultos de criaturas superiores.

  5. Estructuras comunes en embriones superiores y adultos inferiores no siempre se desarrollan en el embrión en el mismo orden de su aparición en una secuencia de adultos inferiores.

  6. Partes que caracterizan grupos superiores suelen aparecer tarde en la embriología, pero a menudo no es así. La columna vertebral del pollo se desarrolla muy tempranamente.

Luego afirma que en teoría la recapitulación no puede suceder, puesto que el desarrollo es diferenciación e individualización, apareciendo primero los caracteres generales del gran grupo, luego los de un subgrupo, etc., hasta llegar a los de la especie y del individuo. Esto lo expresó en cuatro leyes:

  1. Los rasgos generales de un gran grupo de animales aparecen más tempranamente en el embrión que los especiales.

  2. Los caracteres menos generales se desarrollan de lo más general a lo más especial.

  3. Cada embrión de una especie dada, en vez de pasar a través de los estadios de otros animales, se aparta cada vez más de ellos.

  4. Por lo tanto, fundamentalmente, el embrión de un animal superior nunca es como el adulto de un animal inferior, sino como su embrión.

Darwin adoptó estas leyes para la averiguar el parentesco evolutivo de los animales: si los embriones se parecen mucho en los primeros estadios y van divergiendo progresivamente, averiguando hasta qué etapa se parecen los embriones de dos animales, podemos averiguar cuándo divergieron sus especies. Es decir, se trata de un método alternativo de construir árboles evolutivos. Los resultados de este método y los de los recapitulacionistas solían ser parecidos. Si sólo se tratara de eso, sería indiferente utilizar uno u otro. Pero se trataba de las respuestas a cuáles son los procesos de la evolución y del desarrollo embrionario, radicalmente distintas.

Volviendo a von Baer, aún presentaba otro argumento teórico contra la recapitulación. Afirmaba que la recapitulación iba inevitablemente unida a una escala unilineal de los animales, mientras que él no veía nunca una serie graduada sobre un único tema, sino cuatro grupos o tipos, que coincidían con los cuatro embranchements de Cuvier, el gran paleontólogo de la generación precedente, había establecido en su estudio de la anatomía ligada a la función: Radiata o de simetría radial o periférica, Articulata o longitudinales, Mollusca o masivos y Vertebrata o vertebrados. Su conclusión era independiente de la de Cuvier, pues se basaba en la embriología y no en la morfología de los adultos.

Von Baer distinguía tipo de organización de grado de diferenciación dentro de cada tipo. No podía haber transformación de un tipo en otro, puesto que el tipo se establece en los primeros estadios y gobierna el desarrollo subsiguiente. Además, ni siquiera dentro de un tipo puede haber recapitulación, puesto que los órganos van divergiendo a medida que avanza el desarrollo y puesto que las funciones se dan en "racimos" (nadar, correr, volar), no en secuencias. El desarrollo dentro de un tipo es el desarrollo de variantes sobre un tema central, no una serie de adiciones.

Darwin estuvo de acuerdo con esto, pero le dio una interpretación evolutiva, uniendo los cuatro tipos en un tiempo remoto, con lo cual sólo quedarían las primerísimas fases de desarrollo comunes, como la segmentación del huevo y la formación de los primeros tejidos embrionarios.

Ya hemos visto cuál era la posición de Darwin. La de los darwinistas la veremos en el artículo siguiente.

© Julio Loras Zaera
Profesor Francho de Fortanete

 
Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de cookies