Curiosidades del Profesor Francho de Fortanete

Profesor Francho de Fortanete

La ignorancia de muchos médicos y bioinformáticos sobre la teoría darwinista


En la contraportada de La Vanguardia del 20 de febrero de este año había una interesante entrevista al bioinformático Roderic Guigó, premio Nacional de Recerca por sus descubrimientos sobre el genoma. A la pregunta del periodista de por qué somos diferentes, el investigador contesta: Porque a la especie le interesa. La diversidad genética ofrece alternativas a la especie para que siempre haya algunos individuos capaces de adaptarse a las circunstancias cambiantes del medio.

Esta respuesta puede ser de sentido común, pero no es una respuesta congruente con la teoría darwinista. El neodarwinismo clásico afirma que lo que cuenta es el bien del individuo o, mejor dicho, su éxito reproductivo. Si hay algún beneficio para el grupo o para la especie, se tratará de un simple subproducto incidental de la lucha de los individuos por sobrevivir y reproducirse. La selección es de individuos, no de grupos o de especies.

Hay actualmente una corriente darwinista minoritaria que habla de selección a diversos niveles, desde los genes hasta, posiblemente, los ecosistemas. Su fuerte está en la afirmación de que puede haber y hay selección de grupos cuando son mayores las diferencias entre los grupos que dentro de ellos. Esta selección de grupos se ha postulado para explicar el altruismo biológico, es decir, el sacrificio de algunos individuos en beneficio del grupo [lo expliqué en El bien del grupo también es un motor de la evolución biológica, en Profesor Francho].

Por otra parte, la selección darwiniana no es previsora. Adapta los organismos y los grupos al ambiente actual, no a posibles ambientes futuros, ya que es función de los caracteres de los individuos o grupos y la presión del medio presente.

El sentido común unas veces coincide con la ciencia y otras muchas no. Lo que pone de manifiesto esta respuesta errónea, a mi modo de ver, es un exceso de especialización en los estudios y en las carreras científicas que hace que se ignoren los fundamentos de la biología. De hecho, yo no vi más que algunas retazos muy deshilachados de la teoría de la evolución al final de los estudios y no empecé a comprenderlahasta varios (bastantes) años después de terminarlos, y lo que sé lo aprendí por mi cuenta y riesgo.

La respuesta que habría dado a la pregunta del periodista alguien que tuviese claros los fundamentos de la biología sería algo como esto, que casi es el ABC de la biología: Somos distintos porque todos los organismos de reproducción sexual son distintos, no habiendo dos iguales excepto los gemelos idénticos. Ello se debe al intercambio de genes que da por resultado individuos únicos con dotaciones genéticas únicas. El que eso pueda servir para adaptar la especie a cambios ambientales es un resultado incidental del intercambio sexual. Y no lo garantiza. De hecho, un matemático podría decir que en una primera aproximación todas las especies, con su diversidad genética, se han extinguido.

Febrero de 2018