Julio Loras Zaera

fortanete

Profesor Francho de Fortanete A la luz de la ciencia. Biología y asuntos humanos

Konrad Lorenz, Niko Timbergen y Karl von Frisch fundaron la ciencia de la Etología, el estudio del comportamiento de los animales, y recibieron el premio Nobel por sus trabajos pioneros.

Estos tres biólogos han sustanciado hipótesis muy fructíferas, como la de la impronta: los animales responden de maneras más o menos estereotipadas a experiencias que recuerdan las que han tenido más tempranamente; como el sobreestímulo disparador: los animales responden a estímulos abstractos exagerados artificialmente más que a los estímulos normales que aquellos imitan (cosa muy útil para las empresas de publicidad); y otras por el estilo.

Los fundadores de la Etología nos han enseñado que los animales tienen esquemas mentales innatos que les llevan a aprender lo que aprenden y a no poder aprender otras cosas, y que les proporcionan un cierto conocimiento innato de la parte del mundo con la que interaccionan por su modo de vida.

Lorenz ha dedicado la mayor parte de su carrera al estudio del comportamiento de los gansos, que ha realizado con magistral profundidad. En sus trabajos conjeturales y de divulgación, propone la teoría de que todo nuestro comportamiento está regido por cosas como las que hemos visto más arriba: impronta, sobreestímulo, etc.

No es que parte de nuestra conducta (como por ejemplo, al parecer, algo tan importante como el aprendizaje de la lengua materna) no responda a estos principios. Pero una buena parte no es de ese estilo estereotipado y automático. El error de Lorenz se debe precisamente a que no ha ampliado nunca su objeto de estudio a los mamíferos, limitándose a las aves, dentro de las cuales ha hecho pocas incursiones en las Passeriformes (gorriones, jilgueros, pinzones, urracas, cuervos, etc.), que son las que tienen un cerebro más complicado.

Advertiremos que nuestra clase, los mamíferos, constituye una línea separada desde hace 220 millones de años de las aves y los reptiles actuales, divergencia confirmada por la impresión que se saca de comparar la conducta de las aves, que es muy estereotipada, y la de cualquier mamífero, que se caracteriza por su flexibilidad.

Párrafos extraídos del libro
"A LA LUZ DE LA CIENCIA, BIOLOGÍA Y ASUNTOS HUMANOS"

© Julio Loras Zaera
Profesor Francho de Fortanete

QR Code
Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de cookies